martes, 2 de noviembre de 2010

J´aime

Y para terminar, cuando voy a  cine a ver una película me gusta mucho cuando llega la palabra... FIN
Hoy, en medio de una oscura sala de cine no quise que esa palabra Fin llegara.

Me gusta bailar, jugar con el parpado de mi ojo, me gusta mirar arriba.

Me gusta sentarme en esa zona del transmilenio donde quedamos cuatro pasajeros sentados de frente. Cuatro personas dentro de un mismo cuadrado, mil cosas que conocer en un viaje mínimo de 20 minutos, podría decir algo de cada uno al bajarme. A la gente no le gusta sentarse en esas sillas que los hacen viajar al revés, dicen que les da mareo, bueno pues decidí hacerlo yo. De vez en cuando es bueno viajar al revés. Ves mas cosas que los demás. Y si duermes todos te ven mientras tu los sientes a todos con tus otros sentidos.

Me gustan los besos en la nariz y releer antiguas frases.

Hago una fila larga donde muchas mujeres van a entrar a un baño publico, hay tres baños, yo tengo dos turnos adelante, entonces me pregunto cual baño me tocará? quién saldrá primero? Quisiera entrar de donde salga una mujer que me agrade, veo sus zapatos mientras tanto y pienso ¿de quién serán esos pies que están allí dentro? Las mujeres nos miramos mucho en el reflejo, entonces nos movemos, hablamos, cantamos, arreglamos la ropa que llevamos puesta, tocamos nuestro cabello, o simplemente como yo observamos a las demás como se comportan y esperamos un turno en el baño de la esquina al lado izquierdo.

Me gusta reconocer el mundo por su olor. Me gustan también las marionetas.

Hoy alguien me dijo, "Es que los hombres son poco delicados" Me molesta pasar por en frente de un hombre y que asuma que le estoy modelando y se atreva a mirarme de arriba abajo cuantas veces se le de la gana y de la manera que se le de la gana. creo que no es otro caso en el que no son delicados, deben saber que eso no nos gusta a todas, espero no salirme algún día de mis casillas por algo que no me gusta. Y bueno también deben saber que hay un hombre que puede mirarme así cuantas veces se le de la gana sin causar la mas mínima molestia.

Me gusta lo que siento al recostar mi espalda después de un largo día en algo plano.

No me gusta pensar en qué no me gusta.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Monique

La sangre es un tejido fluido que circula por capilares, venas y arterias de todo el cuerpo de Monique su color rojo característico, debido a la presencia del pigmento amoroso contenido en los eritrocitos. Es un tipo de tejido cinematografico especializado, con una matriz sensible líquida y una constitución Luminica. Tiene una fase literaria (elementos formes, que incluye a los personajes, el tiempo y el espacio) y una fase tecnica representada en planos. Su función principal es la logística de distribución e integración de toda su vida, cuya contención en los vasos sanguíneos admite su distribución filmica hacia casi todo el cuerpo.

une belle couleur d'or


Crème brûlée 

en francés "crema quemada"
Es un postre cremoso que consiste en una crema pastelera cuya superficie se ha espolvoreado de azúcar con el fin de quemarlo y obtener así una fina capa crujiente de caramelo. Se sirve generalmente templado o frío en ramekines o cazuelas individuales. La crema pastelera se aromatiza a menudo con vanilla. 

El creme bruleé o leche quemada se elabora a partir de la combinación de cosas imposibles con nata de corazon. El toque final lo da la capa de sueños hechos de azúcar quemada que le otorga una textura crocante inigualable.
Detalles importantes para que la preparación de la creme bruleé salga bien: 
Cocinarla a una temperatura baja 100º ya que el exceso de calor malogra la crema.
Se le puede dar otros sabores como chocolate, cítricos o pistachos.

INGREDIENTES
7 cucharadas de Felicidad
7 cosas imposibles 
1 taza de sorpresa (250cc.)
2 tazas de crema de corazon (nata) (500cc.)
½ cucharada de extracto de vainilla
Azúcar para quemar con sueños 

PREPARACION
Poner en un bol el azúcar y las cosas imposibles 
Mezclar sin llegar a batir, solo lo suficiente como para generar lagrimas al unir las cosas imposibles y el azúcar.

Aparte llevar a calentar la sorpresa y la crema de corazon (nata) con la vainilla hasta que rompa el miedo. Apenas rompe el miedo se apaga el fuego y se deja 15 minutos en reposo para que tome el sabor de la vainilla. 
Retirar y volcar lentamente y siempre revolviendo sobre las cosas imposibles azucaradas para evitar que el calor las cocine.
Una vez terminada esta operación se notará que se ha formado amor.

El agua del baño Maria debe estar caliente pero no debe hervir en ningún momento.
El horno debe estar bien suave (100º aprox.) y si es necesario cubrir la superficie con un sueño de papel.
Si bien el tiempo de cocción es relativo (ya que depende de cada amor) podríamos decir que puede llevar entre 1 o 2 vidas la cocción. 

Se conoce el punto de cocción cuando la felicidad está firme y el amor algo blando o húmedo. 

Se retira del horno y se deja enfriar a Sensaciones ambiente. 
Luego se espolvorea con una fina capa de sueños de azúcar en la superficie y con ayuda de acciones bien calientes o de fuerza interna se va quemando el sueño hasta que tome color oro

Empacarla cuidadosamente en colores plateados, rosados y algunas letras para que la presentación final quede bien.


"il faut la bien sucrer par-dessus, outre le sucre que l'on y met dedans: on prend la pelle du feu, bien rouge; & du même temps on en brûle la crème, afin qu'elle prenne une belle couleur d'or." 

Es necesario echar bastante azúcar encima, a parte del azúcar que se echa dentro: se coge la pala del fuego, al rojo vivo; y a la vez se quema con ella la crema a fin de que coja un hermoso color oro.


Cinefilia


Condición de enamoramiento por el cine con la que un sector de sus espectadores elige identificarse, a pesar de los largos embates de quienes piensan que es una pasión perniciosa o simplemente inútil. 
Es que el amor por el cine es sumamente complejo o sencillo: para algunos es como el de una pareja, para otros es el de un padre con su ley o una madre con su cuidado, o para un tercero bien puede ser el apego a una tierra imaginaria, que se habitó en las películas de la infancia y que luego se resiste a ser reencontrada. 
El cinéfilo, como todo enamorado, queda definido por lo que no tiene. Y estima que eso que le falta podrá hallarlo en las películas, haciendo del encuentro con cada nuevo film una cita amorosa, con sus promesas, ilusiones y hasta sus frustraciones. 
Los que no lo son, preguntan ¿que le ha visto el cinéfilo al cine, para que ocupe semejante lugar en su vida? La existencia de la cinefilia transita ese doble camino, entre la pasión y su cifra posible. 

Cinéfilos: 
El primer cinéfilo parece haber sido el italiano Riciotto Canud.
Cahiers du cinéma: dominados por su amor por el cine. Truffaut, Godard, Rohmer, Rivette o Chabrol con André Bazin a la cabeza pasaron de una crítica cinéfila a un cine cinéfilo. 
Movie brats: Coppola, Scorsese, De Palma, Spielberg, Lucas y otros. 

Eduardo A. Russo. Diccionario del cine.

Oye Mamá Monish


1. Ext/ Calle-Parque/día 

Las llantas de los carros rebotan en el gran hueco que está en la mitad de la calle, los pequeños pies de Jacobo corren alrededor de su mamá quien se acerca a la calle para cruzar tomando la pequeña mano del niño en la suya. Un barbudo y mechudo señor, alto y canoso también, se acerca a ellos, deteniéndose a preguntar con un acento extranjero y sus labios secos, cortados con algo de sangre en ellos.

Señor mechudo: 
¿Me puedes indicar donde queda San Pedro Plaza?

Mona con una pequeña sonrisa en su rostro le indica al señor con las manos el camino.

Mona: 
mm claro, puedes seguir derecho y voltear a la izquierda, o voltear por ésta y seguir a la izquierda

Señor mechudo:
Gracias.

Jacobo levanta su pequeño rostro hacia su mamá

Jacobo:
Oye Mama monish, por qué siempre sabes todo?

Mona se ríe y se agacha tomando a Jacobo en sus brazos para cruzar la calle. 

Mona:
Porque soy tu mamá..... y tengo que saberlo todo

Mona continua cruzando la calle rápidamente, llegando a un gran parque donde el sol ilumina todo el pasto destacando pequeñas florecitas amarillas en él. Ella continúa caminado mientras conversa con Jacobo acerca de lo que va a preparar de almuerzo, ambos quedan en silencio, casi terminado de atravesar el parque. 

Jacobo:
... Yo también lo sé todo...

Mona sonríe y le da un beso en la pequeña mejilla al niño

Mona:
si, tú eres muy inteligente jacob

Jacobo:
nooo Mamá monish!! Di ¿por qué? !!!

Mona:
¿Por qué?

Jacobo:
Porque soy tu hijo.